¡Comparte este post!

Cazar a vuelo tiempo en lugar de esperar a que este aparezca. Cazar tareas al vuelo.

No esperes a encontrar tiempo. Toma tu la iniciativa. Róbalo.

La obsesión por el tiempo es en realidad una obsesión por la perfección.

¿Cuántos sueños tienes escondidos detrás de la aparente falta de tiempo?

¿Cuántas cosas tienes sin empezar esperando al “momento idóneo”?

La excusa del tiempo nos puede acompañar en las múltiples facetas de nuestra vida, en nuestros sueños y desvelos, impidiéndonos dar un paso, por pequeño que sea.

Nos surge la necesidad de tener un amplio espacio de tiempo en el que poder pararnos y regodearnos en ese proyecto, en esa mejora de vida, en tirar lo que ya no sintoniza con nosotr@s, en leernos ese libro que tanto nos apetece… y ese espacio de tiempo nunca llega, por que en cuanto llega, el tiempo tiene la maravillosa habilidad de desdoblarse y agotarse antes de que lo hayamos aprovechado.

Por eso, el tiempo a veces se convierte en un escurridizo gorrión que tenemos que cazar al vuelo, en lugar de esperar a que aparezca. Cazar esos pequeños ratitos que nos van quedando entre actividad y productividad estándar en nuestra vida para poder empezar nuestros proyectitos pendientes. Cazar esos ratitos que por inercia invertimos en ver el móvil o perdernos de una web a otra sin ningún rumbo.

Cazar ese tiempo en lugar de esperar a que aparezca un período largo de descanso. En realidad, la necesidad de tener un gran espacio de tiempo antes de dar nuestros primeros pasos proviene de la obsesión por la perfección. Por querer actuar con la seguridad de tener una red debajo, de haber podido dedicarle un millón de horas a cada cosa que hacemos para asegurarnos de que no hay flecos sueltos. Una red que nos asegure que no estamos haciendo algo estúpido, que no estamos perdiendo ese tiempo.

 

Y esa red, está matando tu creatividad.

 

No esperes a encontrar ese tiempo que tanto anhelas. Búscalo, róbalo. Toma tu la iniciativa. Escribe la primera hoja de ese proyecto, da un primer paso hacía él, realiza esa investigación que tienes en espera, haz esa llamada. 

Empieza a cazar tu tiempo o él te dominara.

Robarle tiempo al tiempo, escribir en los rincones de tu vida, en cada parada, en cada suspiro, en cada espera.

Tengo miedo es lo que siempre se interpone entre nosotros y nuestros sueños, nuestros proyectos, nuestras decisiones, nuestro bienestar. Cuando la gente habla de disciplina en realidad está hablando de cómo conseguir superar el “tengo miedo”.

Cuando aplazamos, siempre estamos respaldados por nuestros miedos. Este aplazamiento puede disfrazarse como un asunto personal, una necesidad de centrarnos o como cualquier otra distracción pero en realidad todo se reduce a nuestro miedo a mostrarnos ante los demás y ante nosotros mismos.

Hacemos una montaña de dar nuestros pasos, de empezar nuestros proyectos. Queremos hacerlo bien cuando lo que debemos hacer es simplemente hacerlo.

No hay un momento perfecto. Si esperas a que todas las cosas en tu vida sean las adecuadas para hacer algo, esperaras para siempre. Lo perfecto es enemigo de lo bueno.No existe el plan perfecto. Tu estrategia siempre tendrá fallos, pero hasta los planes de mayor éxito lo tienen.

Y tú.. ¿tienes tiempo para tus sueños? ¿para planearlos? ¿para crearlos? ¿para imaginarlos?

 

¡Me encantara leerte en comentarios! 

¡Comparte este post!

¿Quieres recibir todas las novedades?

¡¡Suscríbete para recibir un e-mail con los nuevos post, nuevas herramientas gratuitas, descuentos especiales en sesiones y herramientas de pago y mucho más!!

¡Ya te has suscrito! ¡Muchísimas gracias por tu interés!