¡Comparte este post!

A raíz de mi post anterior, dónde hablaba de la importancia de dar ejemplos de casos en que creamos que han resultado manifiestas nuestras competencias, me gustaría también hablar de la importancia de saber ser proactivo durante la entrevista.

¿A qué me refiero con proactividad?

A que si nos hacen una pregunta, nos aseguremos de dar la respuesta más completa posible para que no quede ninguna duda de nuestro valor.

Las preguntas de un entrevistador van dirigidas a comprobar si disponemos de las competencias necesarias para el puesto, no se hacen por curiosidad o por hacer. Según tu respuesta estarás mostrando como trabajaras en el puesto al que aspiras, tu manera de razonar o tu iniciativa. Tienen un objetivo y el candidato tiene que saber aprovechar ese contexto.

Dependiendo del entrevistador, indagará más o menos en sacar información sobre la competencia, pero puede ocurrir que si nosotros como candidatos no damos toda la información que podamos, el entrevistador no llegue más allá con la pregunta y nos quedemos sin demostrar nuestra validez para el puesto.

¿Y cuándo sabemos que la respuesta ha sido completa pero no nos hemos extendido demasiado?

Al igual que se evalúa una competencia, también se puede evaluar la capacidad de respuesta del candidato y la capacidad de síntesis al expresarse. Esto quiere decir que no por hablar más, va a tener más valor lo que digamos. Al contrario, un excesivo rodeo puede agotar al entrevistador y quitarle tiempo de conocernos en profundidad con otras preguntas. Lo importante en este caso no sería hablar sin parar, sino saber dar una respuesta concisa pero directa en cuanto a nuestras capacidades y el nivel de las mismas, lo cual se demostrará a través de ejemplos de situaciones en las que nos hayamos vistos inmersos en nuestro pasado y nuestra forma de actuar en tales circunstancias.

Se trata de dar una respuesta exacta a lo que nos está preguntando, sin tratar de evitar el verdadero significado de la pregunta por que desconozcamos la intención.

Escucha la pregunta, párate a pensarlo por unos segundos y da una respuesta de tu vida real. Una respuesta en la que quede reflejada como reaccionarías ante la situación que se te plantea, una respuesta en la que muestres de manera honesta cual es tu forma de trabajar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Comparte este post!

¿Quieres recibir todas las novedades?

¡¡Suscríbete para recibir un e-mail con los nuevos post, nuevas herramientas gratuitas, descuentos especiales en sesiones y herramientas de pago y mucho más!!

¡Ya te has suscrito! ¡Muchísimas gracias por tu interés!