¡Comparte este post!

Como candidata que he sido en muchas ocasiones, sé lo que se siente cuando hacemos una entrevista y nunca más sabemos del reclutador. Especialmente si nos han dado fecha o estimación de fecha de respuesta y no se cumple.

Sé que cuando sales de una entrevista para un puesto que realmente quieres ocupar, los siguientes días son un martirio pendiente del móvil y esperando una llamada que a veces nunca llega.

También sé de esa sensación de “no me han cogido”, con su decepción interna y del pequeño agujerito de luz que sigue encendido mientras no nos dicen que si ni que no, con todo el diálogo interno que conlleva de ir de una punta a otra.

  • No me han cogido.
  • Ah, pero quizá si y todavía no me lo han comunicado.
  • No, no me han cogido.
  • ¿o sí?
  • A lo mejor se les ha perdido mi número de teléfono. A lo mejor todavía no lo han decidido. A lo mejor ha caído un rayo y están reconstruyendo la empresa y ya después me llaman. A lo mejor, …
  • Que va, que no me han cogido. Si me hubieran cogido ya habrían llamado. Si me hubieran cogido, tendrían mas consideración. Si me hubieran cogido…

Y aquí ya en este punto, enfado máximo con la empresa en cuestión y aunque nos llamen cuando por fin haya tocado, ya nos hace ilusión, pero no tanta.

Y entonces llega la gran idea, ¿llamo y pregunto por mi candidatura? ¿estarán esperando que muestre interés en ella? ¿será inadecuado?

Parto de la base de que si ha pasado más de una semana desde tu entrevista y no te han comunicado absolutamente nada, no va a ser inadecuado en ningún sentido (salvo que en la entrevista te dijeran que iba a ser un proceso de selección largo y que les iba a tomar su tiempo, que entonces, avisad@ quedaste). Siendo así, estos son mis consejos:

  • Evita llamar a toda costa. Es verdad que yo soy una talibana del teléfono y odio que suene, pero pongámonos en situación: el entrevistador rodeado de un millón de CV’s, 4 procesos de selección abiertos para puestos de lo más variopintos y 6 entrevistas programadas para ese mismo día. Suena el teléfono y Pepito Pérez que hizo una entrevista la semana pasada quiere saber sobre su candidatura. Espera espera, ¿Pepito? ¿qué puesto? ¿qué candidatura? ¿cuándo?. Es que no te va a atender bien por mucho que quiera por que le acabas de pillar desprevenid@ y sin tu información por delante. De hecho, si está muy liado te dirá que te llama luego, lo apuntará en un postit que volará al primer viento del oeste que pase y es hasta probable que se le olvide. Worst option ever. No teléfono.

 

  • Envía un e-mail. Considero que es la mejor opción, sin ninguna duda. Un e-mail mostrando interés por el empleo para el que has hecho tu entrevista, resaltando por que crees que sigues siendo el candidato idóneo para la misma (aquí puedes aprovechar si se te quedo algo en el tintero durante la entrevista) y solicitando información sobre el estado de tu candidatura.
    Haciéndolo así, el reclutador tiene tiempo para informarse de cómo esta ese proceso de selección, localizarte, hacer las preguntas que sean necesarias y contestarte todas tus dudas sin que te tenga que dar una respuesta forzada al estar al otro lado del teléfono.

Y es que a veces en la vorágine del trabajo diario es verdad que a los reclutadores nos puede no dar tiempo ni para respirar y para enviar un correo de seguimiento, pero es que es taaaaan necesario. Soy de la opinión de que para dedicarte a las personas, te tienen que importar las personas y aunque tu objetivo sea conseguir 40 personas válidas en una semana, no dejan de ser 100 las que entrevistas y las emociones de 100 personas en juego.

Y un llamamiento para los reclutadores: de verdad, encuentra el maldito hueco para hacerlo, automatízalo, créate una plantilla, pero avisa a los candidatos de cual es su situación, por que después nos vienen quemados a los otros reclutadores y con mucha razón.

Si ya sabes que no le vas a coger, un e-mail el mismo día y la persona no sigue sufriendo a lo tonto.

Si no sabes si le vas a coger o no y la cosa se alarga, un e-mail de seguimiento indicando que todavía sigue en el proceso de selección y que se le contactará cuando haya un resultado final.

Si sabes que le vas a coger, por dios, con más razón, fideliza ese talento, sé que a veces pendemos de un presupuesto y no tenemos el sí definitivo, pero hazle una llamada o envíale un e-mail de que sigues interesad@ en su candidatura y de que en cuanto tengas noticias, se las harás saber.

Cómo haces una cosa, las haces todas. Sé un verdadero fidelizador / atractor  de talento con tus actos y que no sea una forma bonita de poner tu puesto en la firma.

 

Y tú, ¿cuántas veces te has quedado esperando una respuesta? ¿Cómo lo has abordado?

 

¡Me encantará leerte en los comentarios!

 

¡Comparte este post!

¿Quieres recibir todas las novedades?

¡¡Suscríbete para recibir un e-mail con los nuevos post, nuevas herramientas gratuitas, descuentos especiales en sesiones y herramientas de pago y mucho más!!

¡Ya te has suscrito! ¡Muchísimas gracias por tu interés!