¡Comparte este post!

“Nunca se es demasiado importante para hacer las pequeñas cosas que deben hacerse” 

Back to basics, vuelta a lo básico, si, por que tras casi dos meses de confinamiento ya han perdido valor muchas de las cosas a las que antes daba importancia.

Por qué vaya bum, catabum. Y te das cuenta que no era necesario tanto estrés, tanto creerte que los deadlines eran de vida o muerte, tanto pensar que si en un día no te da tiempo de trabajar, hacer deporte, estudiar y además ser feliz, se te estaba yendo la vida sin que valiera la pena. La pena si que valía, lo que no estaba valiendo era la alegría.

Vuelta a lo básico y ojala este aprendizaje quede profundamente grabado en mi cuando vuelta la rapidez del día a día.

 

A reírme de las absurdeces, a no tomarme tan en serio el fin del mundo y a que me pille bailando cualquier canción que hable de alegría y de creación.

A dejar que mis dedos escriban solos pues saben mejor que yo que tienen que expresar y mi cabeza no le deja.

Al placer que supone tomarte una taza de algo calentito y que huela bien mirando por la ventana. Escuchando los pájaros, viendo como la primavera esta explotando ahí fuera y no le hacemos falta para absolutamente nada.

 

Y aunque lo valiente es pararse a quererse cuando no hay tiempo ni para respirar, es un buen momento para establecer el hábito, para establecer las bases de cuales son nuestras prioridades a partir de ahora. Por qué mientras no las establezcas tú, te adaptaras a las prioridades de otros.

Este momento habla más de ti que ningún otro.

¿Lo escuchas?

 

Nos vemos en los comentarios ❤️

¡Comparte este post!

¿Quieres recibir todas las novedades?

¡¡Suscríbete para recibir un e-mail con los nuevos post, nuevas herramientas gratuitas, descuentos especiales en sesiones y herramientas de pago y mucho más!!

¡Ya te has suscrito! ¡Muchísimas gracias por tu interés!