Me presento, Preguntóloga de profesión, curiosa de vocación.

En este momento de mi vida me dedico profesionalmente a la selección, en un departamento de recursos humanos y al coaching de manera autónoma.

 

A día de hoy me defino y me definen como una fascinada por la vida, una verdadera curiosa de sus entresijos y desenredadora de complicaciones que en realidad no lo son tanto.

 

 

Pero esto no siempre ha sido así. El camino no siempre fue claro en mis pasos.

Mis vivencias personales me llevaron a comenzar la búsqueda de vías de escape a mis emociones, logrando ciertos alivios, pero no fue sino hasta que me comprometí con mi propio autoconocimiento, cuando encontré las verdaderas respuestas.

Tanto dolor me llevó a profundizar en el autoconocimiento y a comprometerme con mi propia interpretación de la realidad y mi libertad personal.

 

 

 

Creo en los valores, en una sociedad de personas valientes que no tienen miedo de mirar hacía adentro y descubrirse, de querer conocer cada una de sus heridas y cual ha sido su causa. Creo que cada vez que hacemos consciente una parte de nosotros que se encontraba escondida, se abre un mundo de posibilidades.

La toma de conciencia, uno de los grandes pilares sobre los que me gusta trabajar. A veces nos perdemos en el querer trabajarnos traumas, heridas o situaciones y una simple toma de conciencia, un destapar algo de lo que no éramos conscientes puede suponer andar 100 pasos adelante en un camino que parecía no tener sendero.

Mi búsqueda empezó hace 4 años, cuando la necesidad de salir de mis patrones emocionales me llevo a buscar esas vías.

Pasé de estudiar unas oposiciones con las que no conectaba nada a dedicarme a lo que realmente amo, habiéndole echado valor para viajar en la otra punta del globo y recorrer mil ciudades sin ningún miedo.

Creo que todos buscamos la verdad, pero no hay una verdad universal. La verdad de cada uno se encuentra dentro de nosotros y no nos la puede dar ninguna otra persona.

Y a mi… me encanta tocar los botones que te llevan hasta ti.

Me presento, Preguntóloga de profesión, curiosa de vocación.

En este momento de mi vida me dedico profesionalmente a la selección, en un departamento de recursos humanos y al coaching de manera autónoma.

 

A día de hoy me defino y me definen como una fascinada por la vida, una verdadera curiosa de sus entresijos y desenredadora de complicaciones que en realidad no lo son tanto.

 

Pero esto no siempre ha sido así. El camino no siempre fue claro en mis pasos.

Mis vivencias personales me llevaron a comenzar la búsqueda de vías de escape a mis emociones, logrando ciertos alivios, pero no fue sino hasta que me comprometí con mi propio autoconocimiento, cuando encontré las verdaderas respuestas.

Tanto dolor me llevó a profundizar en el autoconocimiento y a comprometerme con mi propia interpretación de la realidad y mi libertad personal.

Creo en los valores, en una sociedad de personas valientes que no tienen miedo de mirar hacía adentro y descubrirse, de querer conocer cada una de sus heridas y cual ha sido su causa. Creo que cada vez que hacemos consciente una parte de nosotros que se encontraba escondida, se abre un mundo de posibilidades.

La toma de conciencia, uno de los grandes pilares sobre los que me gusta trabajar. A veces nos perdemos en el querer trabajarnos traumas, heridas o situaciones y una simple toma de conciencia, un destapar algo de lo que no éramos conscientes puede suponer andar 100 pasos adelante en un camino que parecía no tener sendero.

Mi búsqueda empezó hace 4 años, cuando la necesidad de salir de mis patrones emocionales me llevo a buscar esas vías.

Pasé de estudiar unas oposiciones con las que no conectaba nada a dedicarme a lo que realmente amo, habiéndole echado valor para viajar en la otra punta del globo y recorrer mil ciudades sin ningún miedo.

Creo que todos buscamos la verdad, pero no hay una verdad universal. La verdad de cada uno se encuentra dentro de nosotros y no nos la puede dar ninguna otra persona.

Y a mi… me encanta tocar los botones que te llevan hasta ti.